Este documento analiza los logros y los fallos del Fondo Anti-Corrupción (FAC), un programa de la cooperación internacional en Nicaragua, liderado por Noruega en implementación en sociedad con el gobierno nacional. El FAC, ejecutado desde el año 2002, ha tenido objetivos ambiciosos: disminuir la corrupción y promover la integridad y la transparencia en el sector público y en la ciudadanía, para lograr una mayor gobernabilidad y crecimiento económico en el país. Los éxitos del Fondo hasta el momento han sido suficientes para mantener los actores locales interesados en su continuación. Sin embargo, la revocación, en 2009, de la sentencia de Arnoldo Alemán, ex-presidente del país acusado de diferentes actos de corrupción, ha significado un golpe no solo para la sociedad nicaragüense como también para el FAC, que empieza ahora un proceso de diseño de su proxima fase.